Etiquetas Entradas etiquetadas como "cambio de carillas"

cambio de carillas

En 1985 el Dr. Calamia describía en la revista Quintessence un método de grabado de la porcelana con ácido fluorhídrico qué iba a resolver el problema de la adhesión de las carillas al esmalte dental. Antes de esa fecha, no había manera de cementar las veneers o carillas dentales de porcelana con garantías de que no se fueran a despegar en el momento más inesperado tal y como venía sucediendo desde la década de los treinta (Dr. C. Pincus). Algunos años después de la publicación de esa técnica del Dr. Calamia y como consecuencia de otras importantes aportaciones adiccionales (silanización, adhesión a esmalte-dentina), se empezaron a cementar las primeras carillas de porcelana con éxito. 

Finalmente en una reseña aparecida en “Reality Now” en diciembre de 1998, se afirmaba que las carillas dentales de porcelana podían durar diez años en buenas condiciones y quizás incluso más, aventuraban. Hoy podemos hablar de un 95-97% de éxito de las carillas de porcelana transcurridos incluso veinte o veinticinco años desde su colocación, siempre y cuando la indicación haya sido la correcta y la técnica de ejecución impecable.

Estas restauraciones adheridas constituyen un importante logro de la odontología y son muy  adecuadas para restablecer la estética y función de los dientes anteriores, ofreciendo además un alto grado de compatibilidad biológica. Las carillas de porcelana han contibuido al éxito social de muchas personas que gracias a ellas pudieron recuperar la seguridad en si mismas y la autoestima, mejorando de esta manera sus relaciones personales y laborales. 

En conclusión, las carillas no son para siempre y aunque pueden permanecer adheridas veinte o más años, a lo mejor no es con la suficiente calidad estética por lo que habría que proceder a su restauración o incluso a la sustitución de las mismas, cosa nada complicada aunque al profano le pueda parecer lo contrario.

Por otra parte, la posible retirada de las encías con el tiempo, es muy variable de unos individuos a otros y no solo tiene que ver con el biótopo gingival, si no además con la higiene y los hábitos de cepillados de cada paciente. De todas formas una discreta recesión de la encía sobre los dientes portadores de carillas de porcelana puede pasar desapercibida durante bastante tiempo y no obligar necesariamente a la sustitución de las carillas. Incluso algunas veces, podrá intentarse la reparación de estas recesiones mediante la utilización de composites estéticos .

La duración de las carillas dentales en boca durante largos años con una apariencia estética aceptable, no deja de ser un hecho sorprendente. Pensemos que los cambios de temperatura pueden oscilar entre 0º y 50º grados (un helado, seguido de un café) y también en las mil y una sustancias químicas tan variadas que introducimos en nuestras bocas constantemente.

Conviene comentar finalmente que las carillas dentales de porcelana se comportan muy bien en otros aspectos siendo las posibilidades de fractura o descementación realmente escasas, y no llegando ni siquiera al 3% en nuestra experiencia de muchos años.

Cambio de carillas antiguas por unas nuevas de porcelana de última generación

Hace treinta años no podíamos imaginar que las carillas de porcelana podrían superar la prueba del tiempo como lo han hecho (20-25años). Sí sabíamos en cambio que las de composite no lo harían y que pasado un tiempo de 8-10 años, sería necesario cambiarlas bien por otras de composite o de porcelana.

También se tenía la idea de que sería posible renovar las carillas de composite simplemente puliéndolas pero la experiencia nos hizo ver que no era así. El composite vira de color “in toto” es decir, no es que envejezcan sus capas mas externas, si no que lo hace la carilla en todo su grosor y por tanto, pulirlas para mejorar su aspecto, no era la solución. ¿Qué hacer entonces?: cambiar las carillas antiguas por completo empezando otra vez desde cero.

Pero si esta iba a ser la solución ¿no sería mejor hacer estas segundas carillas ya de porcelana una vez comprobada la gran longevidad de las mismas?

Y en efecto, esto es lo que venimos haciendo desde hace unos años cuando una persona nos pide cambiar sus antiguas carillas de composite, tanto si las hemos realizado nosotros en nuestra clínica, como si no.

De todas formas, las carillas y fundas de porcelana tampoco se libran de un cambio necesario al cabo de muchos años aunque no precisamente porque cambien de color, que no lo hacen, si no porque a medida que cumplimos años, el límite de las encías puede variar mas o menos haciendo que en algunos casos se imponga la necesidad de su sustitución. Claro que esto sucede mucho más tarde que con las carillas de composite.

 

Dr. A Morillo
Medico Estomatólogo
© Clínica Rosales


Este texto, al igual que todos los otros contenidos gráficos de la página y blog de la Clínica Rosales, están protegidos con el correspondiente copyright. Cualquier reproducción de los mismos, debe contar con la autorización de la Clínica.

Cambio de Carillas Dentales

Cambio de Carillas de Composite por otras de porcelana previo Blanqueamiento Dental 

Es frecuente que una paciente tenga carillas de composite antiguas en los dientes de delante que inevitablemente se decoloran y envejecen con el paso los años. Esta foto ilustra precisamente un caso en el que las dos carillas de composite colocadas años antes en los incisivos centrales superiores, requerían, por razones estéticas, ser sustituidas por otras.

Propusimos por tanto a la paciente que, en lugar de volver a hacer otras dos carillas de composite, hiciéramos un cambio carillas a las de porcelana para conseguir un resultado estéticamente más natural y duradero como se muestra en estas dos fotografías.

En un caso como este en el cual vamos a hacer sólo dos carillas, determinar el color de las mismas es algo mas complicado que cuando se trata de los cuatro centrales o de un frente completo, de modo que hay veces en que se impone hacer los cuatros dientes centrales porque si no solo los dos centrales aisladamente podrían notarse.

Esto es así porque la forma en que la luz se refracta al incidir sobre las carillas de porcelana es distinta de como lo hace cuando incide sobre dientes naturales. Además los cuatros incisivos centrales superiores forman, digamos, una familia, en la que es preferible que no haya diferencias de luminosidad, textura, brillo, etc.  Esta es la razón por la que a veces el profesional hace la propuesta de facetar los cuatros dientes cuando solo los dos centrales lo necesitan ineludiblemente.

Para llevar a cabo el cambio en este caso, no fue necesario hacer una reducción significativa de la cara anterior de los dos dientes a cubrir. Bastó, además, con señalar unos leves surcos marginales sobre la superficie anterior para poder alojar en ellos las carillas dentales de porcelana.

 

© Clínica Rosales


Este texto, al igual que todos los otros contenidos gráficos de la página y blog de la Clínica Rosales, están protegidos con el correspondiente copyright. Cualquier reproducción de los mismos, debe contar con la autorización de la Clínica.

Que los diastemas o espacios entre los dientes, resultan antiestéticos y crean una tensión visual en el observador, es algo acerca de lo cual parece haber un acuerdo unánime. Estos diastemas son una clara indicación para su cierre con carillas dentales.

Cierre de diastema con carillas – Antes y después

Corregir dientes separados con carillas de composite

Cierre de diastemas múltiples con carillas de porcelana

Los diastemas que vemos en esta imagen, son consecuencia de la malposición del incisivo lateral superior izquierdo y de la inexistencia del incisivo superior derecho (cuyo lugar ha sido ocupado por un colmillo). El caso lo resolvimos con cuatro carillas de porcelana y aunque un examen atento pondría de manifiesto quizás una cierta mayor anchura de los dientes, seguramente muy pocas personas, salvo los profesionales, se darían cuenta de ello. En los dientes de abajo hicimos carillas de composite. Todos los dientes se blanquearon antes de hacer estas restauraciones.


 

Corregir diastema central con carillas de composite

Cierre de un diastema central con carillas de composite, previo blanqueamiento dental

Distinto es el caso del diastema único entre los dos dientes centrales superiores, que incluso algunas personan valoran positivamente desde el punto de vista estético. Si este diastema único central es pequeño, utilizaremos composite para su cierre como se muestra en este caso. También hicimos un contorneado de los centrales superiores y un blanqueamiento dental.


Hay personas con un diastema central interincisivo superior a las que no solamente no les importa tenerlo, sino que además les parece un detalle atractivo e incluso un signo de distinción.

A lo largo de los años, hemos podido comprobar que estas personas ven su diastema como un rasgo peculiar que les singulariza, llegando incluso a sentir tal devoción por él que creen firmemente, que si se lo corrigen caerán en un abismo de despersonalización.

Esta valoración positiva de la “sonrisa diastémica” es una opinión que no compartimos. A nuestro modo de ver, un espacio entre los dos dientes centrales tiene un protagonismo que puede anular otros atributos faciales favorables, ensanchanando además la cara y restando seriedad a la expresión, dando un aire infantil -que no juvenil- a su portador.

Algunos profesionales parecen mostrar un temor supersticioso a cerrar por completo un diastema medio central, por lo que dejan un pequeño espacio a modo de “recuerdo”. Nosotros nunca lo hemos hecho así, ya que en nuestra experiencia, pocas personas añoran su diastema una vez éste ha sido eliminado.

Corregir diastema central con carillas de porcelana

Corrección de espacio central mediante cuatro carillas de porcelana

En cambio cuando el espacio es muy ancho, habrá que recurrir a las carillas de porcelana incluyendo también a los dientes vecinos para conservar una adecuada relación de tamaño entre ellos.  Si no lo hiciéramos así y pretendiéramos cerrar el espacio sólo con dos carillas de porcelana, resultarían unos incisivos centrales exageradamente anchos.

© Clínica Rosales


Este texto, al igual que todos los otros contenidos gráficos de la página y blog de la Clínica Rosales, están protegidos con el correspondiente copyright. Cualquier reproducción de los mismos, debe contar con la autorización de la Clínica.

Razones para cambiar unas carillas o fundas antiguas, por otras nuevas de porcelana de última generación.

Si unas fundas o carillas dentales que nos pusieron hace años han dejado de gustarnos, no hay por qué resignarse. Su sustitución por otras es un procedimiento bastante más sencillo de lo que algunas personas piensan. La sonrisa, es un factor que contribuye a la seguridad personal y es una lástima estar constantemente inhibiendo nuestra manera espontánea de manifestarnos.
Una experiencia de muchos años nos ha permitido ser testigos, en numerosas ocasiones, de cómo esta frustración puede transformarse fácilmente en alegría.

Destacamos aquí tres razones para proceder al cambio de unas carillas o fundas antiguas que ya no nos gustan:

Antes y después cambio de carillas de composite por otras de porcelanaSustitución de carillas de composite por otras de porcelana

1- Si son carillas de composite es muy probable que con el paso de los años hayan envejecido oscureciéndose. En tal caso quizás sea el momento de sustituirlas, no por otras de composite necesariamente sino por unas de carillas de porcelana de última generación mucho mas duraderas, aprovechando además para cambiar su forma, tamaño, textura y color.


Sustitución de unas fundas de metal-porcelana por otras fundas de porcelanaSustitución de unas fundas de metal-porcelana por otras fundas de porcelana

2-  Si se trata de fundas de metal porcelana, es frecuente que las encías se hayan retraído un poco dejando ver una linea obscura que resulta francamente antiestética. Una vez eliminadas estas antiguas fundas cuidadosamente, se toman impresiones y se sustituyen por unas nuevas de porcelana mucho más naturales y juveniles.


Sustitución de unas fundas que están presionando las encías, por otras de porcelanaSustitución de unas fundas de metal-porcelana que están presionando las encías,  por otras sólo de porcelana

3-  Cuando unas fundas o carillas comprimen las encías, éstas aparecen hinchadas, de color morado, y fácilmente sangrantes. En tal caso, una vez tratadas las encías por el periodoncista y habiendo recuperado éstas su salud, se colocan otras nuevas fundas de porcelana que devuelven a las encías su color rosado y natural, como podemos ver en el caso que aquí mostramos extraído de nuestros archivos al igual que los otros casos que mostramos aquí.

 

Nota:  Puedes ver mas casos en nuestra web en la sección de Sustitución de Carillas Dentales.

 

© Clínica Rosales


Este texto, al igual que todos los otros contenidos gráficos de la página y blog de la Clínica Rosales, están protegidos con el correspondiente copyright. Cualquier reproducción de los mismos, debe contar con la autorización de la Clínica.

Cuatro carillas de porcelana sustituyendo a restauraciones antiguas y anti- estéticas.

Los incisivos centrales superiores de este paciente, fracturados a consecuencia de traumatismos repetidos en la infancia, fueron reconstruidos varias veces en el curso de los años. Sin embargo llegó un momento en el que el fue aconsejable sustituir estas restauraciones por carillas y coronas de porcelana previo alargamientos coronarios.

Nuestra satisfacción por los resultados fue también compartida por el propio paciente quien se mostró muy complacido con la nueva apariencia estética de su sonrisa.