Blanqueamiento dental: sus fundamentos científicos

Blanqueamiento dental: sus fundamentos científicos

¿Qué es un diente?

Esquemáticamente podría decirse que un diente es un bloque de dentina envuelto por una cubierta de esmalte.  Es precisamente en la dentina donde reside el color del diente, siendo el esmalte, por el contrario, prácticamente incoloro. Por tanto, si queremos blanquear dientes, tendremos que blanquear su interior, es decir, la dentina.

Los geles utilizados en el blanqueamiento dental contienen peróxido de hidrógeno, o bien peróxido de carbamida , un precursor del anterior.
Una molécula de peróxido de hidrógeno tiene un exceso de oxígeno cuyos enlaces son débiles por lo que tiende a desprenderse. Este ion de oxígeno (oxígeno naciente) es muy activo, y dado su bajo peso molecular penetra fácilmente a través de los espacios interprismáticos del esmalte, para alcanzar la dentina.

Una vez dentro de ésta, y dada su avidez por recombinarse,  actúa sobre las cadenas moleculares complejas de los compuestos orgánicos que colorean las dentina, dando lugar a otros mas pequeños, de cadena corta, que son incoloros. Este es el fundamento químico del blanqueamiento dental.

¿Cómo se blanquea la dentina?

Por si solo, el peróxido de hidrógeno es demasiado inestable y su acción liberadora de oxígeno no se extiende más allá de una hora. En cambio, combinado con la uréa y bajo la forma de gel de peróxido de uréa o de carbamida, la liberación de oxígeno persiste durante al menos 6-8 horas, con un pico máximo durante las dos primeras horas. La uréa tiene además la virtud de elevar el pH,  lo cual evita cualquiera alteración que sobre el esmalte podría ejercer un pH bajo. La calidad densa y pegajosa del gel -de gran importancia para la liberación lenta del peróxido- se consigue a base de espesantes tipo Carbopol.

En principio parecería lógico suponer que una mayor concentración de peróxido de carbamida resultaría en un mayor efecto blanqueador. Pero esto no es exactamente así. Otros factores son al menos tan determinantes como la concentración y entre ellos, la viscosidad del gel portador es decisiva así como también el tiempo de contacto, etc.

Los especialistas en blanqueamiento dental alternamos el uso de unos y otros geles así como sus concentraciones, tiempo de aplicación y catalizadores para optimizar los resultados del blanqueamiento dental.

© Clínica Rosales


Este texto, al igual que todos los otros contenidos gráficos de la página y blog de la Clínica Rosales, están protegidos con el correspondiente copyright. Cualquier reproducción de los mismos, debe contar con la autorización de la Clínica.