Blanqueamiento dental y tabaco

Blanqueamiento dental y tabaco

Muchas personas creen que el tabaco mancha los dientes solo en superficie de tal modo que bastaría con una limpieza profesional exhaustiva para devolver a los dientes su color normal. Sin embargo las cosas no son así. Un diente es en realidad un bloque de dentina recubierto de una “cáscara” de esmalte y el color de los dientes, depende en gran manera del color de la dentina, siendo el esmalte responsable tan solo del 5% del color de los dientes en condiciones normales, aunque si está manchado en superficie, como sería el caso del tabaco, este porcentaje puede ser algo más alto.

Por otra parte, el esmalte dental no es una estructura impenetrable y las manchas de nicotina pegadas a su superficie, van liberando poco a poco sus componentes que irán depositándose en el interior del diente, es decir, en la dentina, a la que acabarán tiñendo por completo.

 

¿Se blanquean los dientes manchados por tabaco?

La respuesta es sí. Más aún, a menudo los resultados de un blanqueamiento en fumadores son muy buenos siendo una importante motivación para abandonar el habito de fumar. Hay que señalar no obstante que la coloración que causa el tabaco en los dientes, requiere un tratamiento algo más largo de lo habitual, de tal modo que exigirá al menos un par de sesiones en clínica y de cuatro a seis semanas de utilización nocturnas de los moldes flexibles cargados con los geles blanqueadores de distinta concentración.

En un fumador el seguimiento de tratamiento blanqueador por parte del profesional es especialmente importante para introducir los cambios que fueran evidenciándose necesarios a medida que se van produciendo resultados.

Si soy fumador, ¿puedo hacerme un blanqueamiento dental?

Si vas a continuar fumando, se requerirá como es lógico un mantenimiento periódico sencillo cada 6 o 12 meses, De todas formas cuando un fumador se hace un blanqueamiento con éxito,  suele ser muy motivante para inducirle a abandonar el hábito de fumar.

© Clínica Rosales


Este texto, al igual que todos los otros contenidos gráficos de la página y blog de la Clínica Rosales, están protegidos con el correspondiente copyright. Cualquier reproducción de los mismos, debe contar con la autorización de la Clínica.