Blanqueamiento dental: 29 años después

Blanqueamiento dental: 29 años después

Marzo de 1989: Un día de este mes ya tan lejano, hicimos nuestro primer caso de blanqueamiento dental en la Clínica Rosales tras haber leído un artículo publicado en la revista “Quinteessence International” describiendo por primera vez una técnica de blanqueamiento para dientes basada en la utilización nocturna de férulas de plástico flexibles cargadas con un gel de peróxido de carbamida al 10% (“nightguard vital bleaching”). 

Eran sus autores los doctores Van B. Haywood y Heyman, profesores e investigadores de la Escuela de Odontología de la Universidad de Carolina del Norte, los cuales en los años que siguieron a aquella primera comunicación, fueron acumulando experiencia con el nuevo procedimiento blanqueador al tiempo que el método sistematizado por ellos empezaba a difundirse poco a poco por el mundo.

Más de dos décadas de utilización de ésta técnica de blanqueamiento por los dentistas, ha evidenciado que es de una notable eficacia y durabilidad. 

Con los años y los miles de casos realizados en la Clínica Rosales, hemos aprendido cómo conseguir los mejores resultados y que estos sean duraderos en el tiempo. Llevamos a cabo nuestros blanqueamientos con geles de concentraciones variables. Nunca en una sola sesión. Nuestros tratamientos son siempre combinados, es decir, parte en clínica y parte en casa. También personalizar el blanqueamiento dental es fundamental para nosotros y esto, tiene mucho que ver con nuestro alto porcentaje de éxitos.

En principio parecería lógico suponer que una mayor concentración de peróxido de carbamida  resultaría en un mayor efecto blanqueador. Pero esto no es exactamente así. Otros factores son al menos tan determinantes como la concentración y entre ellos, la viscosidad del gel portador es decisiva. En los inicios, el peróxido de carbamida se aplicaba en estado casi líquido; luego aparecieron los geles relativamente fluidos como vehículo, y finalmente los geles viscosos y pegajosos (Opalescence-Ultradent Products Inc.) que propiciaban un mayor contacto y permanencia del peróxido de carbamida en la superficie de los dientes.

La activación enzimática del los agentes blanqueadores, parece ser una vía prometedora para mejorar los resultados del blanqueamiento dental (Riutord, Amengual y Forner).

© Clínica Rosales


Este texto, al igual que todos los otros contenidos gráficos de la página y blog de la Clínica Rosales, están protegidos con el correspondiente copyright. Cualquier reproducción de los mismos, debe contar con la autorización de la Clínica.