Carillas de composite

Instrumental utilizado para la implantación de carillas de composite

El composite es un material semi-cerámico, modelable y fuertemente adhesivo. Aunque en un principio se utilizó sólo para hacer empastes blancos, poco a poco se fue ampliando su uso para restaurar dientes fracturados en niños, cerrar espacios, agrandar dientes pequeños y finalmente para abordar situaciones estéticas más complejas mediante el remodelado de los dientes con estos materiales (carillas de composite).

Desde hace unos años en la clínica utilizamos los composites solamente para cerrar espacios interdentales, corregir pequeñas fracturas, etcétera, y también para hacer carillas unitarias en pacientes muy jóvenes. En cambio en adultos, preferimos las carillas de porcelana, especialmente cuando se trata de hacer la rehabilitación estética de una sonrisa.

Carillas de composite en paciente joven

Los composites estéticos se utilizan en directo y en una sola sesión, aplicándolos con pincel y espátula sobre la cara anterior de los dientes, en capas finas superpuestas, de diferentes tonos. Luego se endurecen (polimerización) con una luz intensa y finalmente, se procede a un meticuloso pulido. Antes de realizar un modelado con composites, nos veremos obligados con frecuencia a aplanar la cara anterior de los dientes, si queremos evitar un efecto de abultamiento.