Destacada

El contorneado estético de la sonrisa es un procedimiento de excelentes resultados del que sin embargo los odontólogos no hacemos uso con la frecuencia que cabría esperar.

En una publicacion conjunta de 1995, Goldstein y Garber recomendaban vivamente el contorneado estético como complemento ideal del blanqueamiento. Estos autores habían observado que muy pocas personas tenían los dientes correctamente perfilados, lo cual hacía que, en principio, hubiera muchos posibles candidatos a un contorneado estético dental.

En el siglo XIX ya se manejaba el concepto y la práctica del contorneado de los dientes, aunque solamente aplicado a eliminar interferencias o anomalías morfológicas muy notorias, tales como unos caninos demasiado puntiagudos o unos incisivos centrales excesivamente largos o desiguales, etc.

Hoy en día además de para estos fines obvios, el contorneado se utiliza con una clara intención plástica dirigida al mejoramiento estético de la sonrisa, alcanzándose notables cambios que suelen ser muy apreciados por los pacientes.

El paciente cree que,  al hacer el contorneado, le va a doler porqué no concibe que sin anestesia, se puedan cortar y pulir dientes. Además, suele preocuparle que los dientes contorneados le queden sensibles para siempre. Pero ninguna de estas dos cosas van a suceder en absoluto.

Un contorneado estético ha de establecer prioridades, lo que quiere decir que nuestra intervención debe centrarse inicialmente en eliminar las imperfecciones mas evidentes, mostrando este primer resultado al paciente antes de seguir adelante. Después, iremos actuando sobre otros posibles defectos acompañantes de menor entidad.

En los casos de sonrisa gingival el contorneado estético se hará de tal forma que acortemos los dientes superiores lo menos posible o de lo contrario, estaremos haciendo que la sonrisa parezca todavía más gingival.

contorneado_oct_2

Estos dos casos muestran claramente los beneficios de un contorneado estético dental. La sonrisa se vuelve más armónica, suavizándose en su conjunto la expresión facial, hecho que es percibido positivamente por los demás de manera subliminal.

blanqueamiento-dental

Cuando la coloración de los dientes no es muy marcada, generalmente bastará con una sesión de tratamiento de blanqueamiento dental en la clínica potenciada con luz fría, seguida del uso nocturno durante dos semanas de las férulas flexibles  cargadas con geles de blanqueamiento de diferentes concentraciones. Por el contrario, cuando la coloración es más intensa es necesario hacer no una, si no varias sesiones de tratamiento en clínica y llevar los moldes nocturnos durante tres o cuatro semanas.

Si tu pregunta es:

¿Puedo comenzar con un blanqueamiento corto y si deseo un resultado mejor continuar con el blanqueamiento largo acto seguido o incluso más adelante en otro momento?

La respuesta es sí, puesto que el blanqueamiento es acumulativo, siendo posible interrumpirlo para retomarlo más adelante con el fin de obtener un resultado aún mejor cuando esto sea alcanzable.

Por: Dory Sánchez

© Clínica Rosales


Este texto, al igual que todos los otros contenidos gráficos de la página y blog de la Clínica Rosales, están protegidos con el correspondiente copyright. Cualquier reproducción de los mismos, debe contar con la autorización de la Clínica.


¿Cuanto dura un blanqueamiento dental?

Depende de como se haga el blanqueamiento dental.
El procedimiento académico -que es el que hacemos en la Clínica Rosales- exige de una a tres sesiones de tratamiento en la clínica (dependiendo del grado de tinción de los dientes) de aproximadamente 45 minutos de duración cada una, al tiempo que se aplican  los moldes nocturnos con los geles blanqueadores de concentración variable, durante un mínimo de dos semanas.
La razón para realizar el blanqueamiento de esta manera, lenta y personalizada, es porque así se consigue una completa impregnación de la dentina en todo su espesor, lo que hace posible un grado máximo de blanqueamiento de la misma.

Cuando se hace de este modo, un blanqueamiento dura aproximadamente diez años.

Cualquier “apagamiento ocasional” del blanqueamiento debido al uso de tratamientos como el hierro y otras sustancias, solo afectará al esmalte sin llegar casi nunca a la dentina. Recuperar el blanco inicial en estos casos no es ningún problema: bastará con una limpieza profesional y la aplicación durante dos noches de los geles.

En la foto que mostramos arriba puede verse el grado de blanqueamiento conseguido en este caso, al comparar el resultado final con el color inicial que reflejan los testigos. Si pasados uno años se desee reavivar el blanqueamiento, podemos tener la  seguridad de que conseguiremos iguales resultados que la primera vez y además en un tiempo bastante más corto.

Por: Dr. Augusto Morillo