Carillas de porcelana

Que los diastemas o espacios entre los dientes, resultan antiestéticos y crean una tensión visual en el observador, es algo acerca de lo cual parece haber un acuerdo unánime. Estos diastemas son una clara indicación para su cierre con carillas dentales.

Cierre de diastema con carillas – Antes y después

Corregir dientes separados con carillas de composite

Cierre de diastemas múltiples con carillas de porcelana

Los diastemas que vemos en esta imagen, son consecuencia de la malposición del incisivo lateral superior izquierdo y de la inexistencia del incisivo superior derecho (cuyo lugar ha sido ocupado por un colmillo). El caso lo resolvimos con cuatro carillas de porcelana y aunque un examen atento pondría de manifiesto quizás una cierta mayor anchura de los dientes, seguramente muy pocas personas, salvo los profesionales, se darían cuenta de ello. En los dientes de abajo hicimos carillas de composite. Todos los dientes se blanquearon antes de hacer estas restauraciones.


 

Corregir diastema central con carillas de composite

Cierre de un diastema central con carillas de composite, previo blanqueamiento dental

Distinto es el caso del diastema único entre los dos dientes centrales superiores, que incluso algunas personan valoran positivamente desde el punto de vista estético. Si este diastema único central es pequeño, utilizaremos composite para su cierre como se muestra en este caso. También hicimos un contorneado de los centrales superiores y un blanqueamiento dental.


Hay personas con un diastema central interincisivo superior a las que no solamente no les importa tenerlo, sino que además les parece un detalle atractivo e incluso un signo de distinción.

A lo largo de los años, hemos podido comprobar que estas personas ven su diastema como un rasgo peculiar que les singulariza, llegando incluso a sentir tal devoción por él que creen firmemente, que si se lo corrigen caerán en un abismo de despersonalización.

Esta valoración positiva de la “sonrisa diastémica” es una opinión que no compartimos. A nuestro modo de ver, un espacio entre los dos dientes centrales tiene un protagonismo que puede anular otros atributos faciales favorables, ensanchanando además la cara y restando seriedad a la expresión, dando un aire infantil -que no juvenil- a su portador.

Algunos profesionales parecen mostrar un temor supersticioso a cerrar por completo un diastema medio central, por lo que dejan un pequeño espacio a modo de “recuerdo”. Nosotros nunca lo hemos hecho así, ya que en nuestra experiencia, pocas personas añoran su diastema una vez éste ha sido eliminado.

Corregir diastema central con carillas de porcelana

Corrección de espacio central mediante cuatro carillas de porcelana

En cambio cuando el espacio es muy ancho, habrá que recurrir a las carillas de porcelana incluyendo también a los dientes vecinos para conservar una adecuada relación de tamaño entre ellos.  Si no lo hiciéramos así y pretendiéramos cerrar el espacio sólo con dos carillas de porcelana, resultarían unos incisivos centrales exageradamente anchos.

© Clínica Rosales


Este texto, al igual que todos los otros contenidos gráficos de la página y blog de la Clínica Rosales, están protegidos con el correspondiente copyright. Cualquier reproducción de los mismos, debe contar con la autorización de la Clínica.

Razones para cambiar unas carillas o fundas antiguas, por otras nuevas de porcelana de última generación.

Si unas fundas o carillas dentales que nos pusieron hace años han dejado de gustarnos, no hay por qué resignarse. Su sustitución por otras es un procedimiento bastante más sencillo de lo que algunas personas piensan. La sonrisa, es un factor que contribuye a la seguridad personal y es una lástima estar constantemente inhibiendo nuestra manera espontánea de manifestarnos.
Una experiencia de muchos años nos ha permitido ser testigos, en numerosas ocasiones, de cómo esta frustración puede transformarse fácilmente en alegría.

Destacamos aquí tres razones para proceder al cambio de unas carillas o fundas antiguas que ya no nos gustan:

Antes y después cambio de carillas de composite por otras de porcelanaSustitución de carillas de composite por otras de porcelana

1- Si son carillas de composite es muy probable que con el paso de los años hayan envejecido oscureciéndose. En tal caso quizás sea el momento de sustituirlas, no por otras de composite necesariamente sino por unas de carillas de porcelana de última generación mucho mas duraderas, aprovechando además para cambiar su forma, tamaño, textura y color.


Sustitución de unas fundas de metal-porcelana por otras fundas de porcelanaSustitución de unas fundas de metal-porcelana por otras fundas de porcelana

2-  Si se trata de fundas de metal porcelana, es frecuente que las encías se hayan retraído un poco dejando ver una linea obscura que resulta francamente antiestética. Una vez eliminadas estas antiguas fundas cuidadosamente, se toman impresiones y se sustituyen por unas nuevas de porcelana mucho más naturales y juveniles.


Sustitución de unas fundas que están presionando las encías, por otras de porcelanaSustitución de unas fundas de metal-porcelana que están presionando las encías,  por otras sólo de porcelana

3-  Cuando unas fundas o carillas comprimen las encías, éstas aparecen hinchadas, de color morado, y fácilmente sangrantes. En tal caso, una vez tratadas las encías por el periodoncista y habiendo recuperado éstas su salud, se colocan otras nuevas fundas de porcelana que devuelven a las encías su color rosado y natural, como podemos ver en el caso que aquí mostramos extraído de nuestros archivos al igual que los otros casos que mostramos aquí.

 

Nota:  Puedes ver mas casos en nuestra web en la sección de Sustitución de Carillas Dentales.

 

© Clínica Rosales


Este texto, al igual que todos los otros contenidos gráficos de la página y blog de la Clínica Rosales, están protegidos con el correspondiente copyright. Cualquier reproducción de los mismos, debe contar con la autorización de la Clínica.

Las carillas dentales de porcelana adherida constituyen un importante logro de la odontología y son muy  adecuadas para restablecer la estética y función de los dientes anteriores, ofreciendo además un alto grado de compatibilidad biológica. Las carillas dentales de porcelana han contribuido al éxito social de muchas personas que gracias a ellas pudieron recuperar la seguridad en si mismas y la autoestima, mejorando de esta manera sus relaciones personales y laborales.

Hoy podemos hablar de un 95-97% de éxito de las carillas  transcurridos incluso veinte años desde su colocación, siempre y cuando la indicación haya sido la correcta y la técnica de ejecución impecable.

Las carillas dentales de porcelana se comportan muy bien y las posibilidades de  fractura o  descementación son realmente escasas, no llegando ni siquiera al 3% en nuestra experiencia de muchos años.

LA PORCELANA FAVORITA

Existe un consenso universal respecto a la conveniencia de utilizar porcelanas feldespáticas de alta resistencia y mayor belleza estética (Mirage, OptecHSP, Ceramco) para la elaboración de las carillas dentales, siendo la técnica más empleada la de condensación directa y estratificación sobre muñones refractarios desmontables que hace tiempo sustituyó a la de condensación sobre hoja de platino, hoy prácticamente en desuso. Otras alternativas   para la fabricación de carillas y coronas dentales de porcelana, son la inyección por presión (Empress), el colado (Dicor) y más recientemente los procedimientos CAD-CAM, es decir, digitalización, diseño y mecanizado robótico (Cerec, Lava..).

Antes y después Carillas Dentales de Porcelana

PROPIOCEPCIÓN

A veces sucede que el paciente, recién puestas las carillas de porcelana, las percibe como muy grandes, abultadas, demasiado blancas… invadiéndole un sentimiento de decepción que a su vez produce el desconcierto en el profesional.

Ante esta situación, debemos conservar la calma: esta reacción es lógica y cabe esperar que suceda en bastantes casos.

Los cambios que el paciente está experimentando en ese momento son sobretodo de naturaleza propioceptiva, es decir, relacionados con la nueva manera en la que los labios y la lengua perciben unos dientes modificados en su forma, posición y textura.

A esto hay que añadir el notable cambio de imagen que sucede cuando se modifica una sonrisa con carillas.

Para evitar disgustos, conviene advertir anticipadamente al paciente de dichos fenómenos, (“lo que se dice antes  es una explicación; lo que se dice después, es una disculpa.” Dr. Juan Canut) asegurándole que en pocos días se habrá acostumbrado a estas novedades.

DURACIÓN DE LAS CARILLAS DENTALES

La permanencia de las carillas dentales en boca durante largos años con una apariencia estética aceptable, no deja de ser un hecho sorprendente. Pensemos que los cambios de temperatura pueden oscilar entre 0º y 50º grados (un helado, seguido de un café) y también en las mil y una sustancias químicas tan variadas que introducimos en nuestras bocas constantemente.

Un caso de carillas:
carillas_clinicarosales

Carillas de porcelana en los cuatros incisivos superiores (previo blanqueamiento)
y contorneado final de los dientes inferiores.

 

———————————————————————————

Un caso de coronas de porcelana:

CARILLAS_CLINICA ROSALES

Sustitución de unas fundas antiguas en los dos incisivos centrales superiores
1: situación de partida
2: después del blanqueamiento dental
3: Fundas provisionales de acrílico
4: Nuevas fundas o coronas definitivas de porcelana en los dos centrales superiores


 

La rehabilitación estética de este paciente requirió un alargamiento previo de la corona visible de sus dientes, seguido de la colocación de 18 carillas/coronas en ambas arcadas.
La segunda foto fue tomada 3 años después de finalizado el tratamiento.

El paciente, con una erupción pasiva alterada, era además bruxista. Su odontólogo, un colega holandés, le había colocado tiempo atrás unas coronas de oro en los molares que nosotros decidimos respetar cuando planteamos la restauración funcional y estética de su sonrisa.

© Clínica Rosales


Este texto, al igual que todos los otros contenidos gráficos de la página y blog de la Clínica Rosales, están protegidos con el correspondiente copyright. Cualquier reproducción de los mismos, debe contar con la autorización de la Clínica.

 

En lo que se refiere a las carillas, tanto las carillas dentales de porcelana como las de composite, ha habido algunas mejoras en los últimos tiempos. Nuevas porcelanas han hecho su aparición y están sustituyendo rápidamente a las tradicionales. Estas modernas porcelanas son de gran naturalidad y, lo mas importante: son bastante más resistentes, lo que permite hacer carillas dentales más finas que requieren un menor aplanamiento (incluso a veces es posible colocarlas sobre los dientes sin necesidad de tallar nada: “no-prep”).

También se dispone ahora de una amplia gama de composites estéticos avanzados para carillas dentales, cuyas propiedades ópticas y estabilidad de color hacen posible obtener resultados bastante mejores, permaneciendo invariables durante periodos de tiempos más prolongados.

Todas estas novedades deberían hacer que los dentistas especializados en estética, estuviéramos la mar de contentos, y sin embargo no es así, o no lo es del todo.

En el fondo, ninguna de estas mejoras suponen en si mismas un cambio de paradigma, que sin embargo, empieza a vislumbrarse en el horizonte cercano.

 

Carillas dentales de última generación - Clínica Rosales

Las actuales carillas dentales de porcelana, incluso las más recientes, ultrafinas, requieren todavía una elaboración artesanal, prolija y costosa.

Como alternativa ya existen equipos CAD-CAM (diseño y elaboración mediante computadora) para hacer estas carillas en directo, a pié de sillón, aunque por el momento no están al alcance de muchas clínicas.
Estos equipos están ya bastante evolucionados y es cuestión de muy poco tiempo que puedan satisfacer plenamente las extremas exigencias estéticas que requieren las carillas de porcelana.

Por el momento sin embargo, para conseguir excelentes resultados, sigue siendo todavía necesaria la elaboración artesanal de las carillas dentales de porcelana en un laboratorio especializado.

De todas formas, no cabe duda de que un futuro, que casi es un presente, las carillas de porcelana se harán efectivamente mediante un sistema robótico .

Otra perspectiva mas imaginaria para sustituir al modelado de carillas dentales de composite, sería encontrar una alternativa a su ya clásica formulación de “híbridos plástico – cerámicos” (en vigor todavía desde hace casi 40 años y que tienen el inconveniente bien conocido de su envejecimiento y cambio de color).

Se trataría de un material mas parecido a una especie de “porcelana en frío” de fácil manipulación para modelar con ella sobre los dientes igual que hoy hacemos con los composites.

De esta manera podríamos sustituir a los dos tipos de carillas dentales -las de porcelana y las de composite- con un procedimiento en directo con el que estarían encantados la mayor parte de los dentistas, al permitirles ejercitar su creatividad y habilidades profesionales, controlando el proceso de la elaboración de las carillas dentales de principio a fin en la clínica.

Dr. A Morillo
© Clínica Rosales


Este texto, al igual que todos los otros contenidos gráficos de la página y blog de la Clínica Rosales, están protegidos con el correspondiente copyright. Cualquier reproducción de los mismos, debe contar con la autorización de la Clínica.

Cuatro carillas de porcelana sustituyendo a restauraciones antiguas y anti- estéticas.

Los incisivos centrales superiores de este paciente, fracturados a consecuencia de traumatismos repetidos en la infancia, fueron reconstruidos varias veces en el curso de los años. Sin embargo llegó un momento en el que el fue aconsejable sustituir estas restauraciones por carillas y coronas de porcelana previo alargamientos coronarios.

Nuestra satisfacción por los resultados fue también compartida por el propio paciente quien se mostró muy complacido con la nueva apariencia estética de su sonrisa.

dr-morillo

En 1985 el Dr. Calamia describía en la conocida revista profesional “Quintessence”, un método de grabado de la porcelana con ácido fluorhídrico que iba a resolver el problema de la adhesión de las carillas al esmalte dental. Antes del descubrimiento del Dr. Calamia, no había manera de cementar las veneers o carillas de porcelana con garantías de que no se fueran a despegar en el momento más inesperado tal y como venía sucediendo desde la decada de los treinta /(Dr. C. Pincus).

Algúnos años después de la publicación de esta técnica y como consecuencia de otras aportaciones adiccionales ( sinalización, adhesión a esmalte´dentina…) se empezaron a cementar las primeras carillas de porcelana con exíto.

Finalmente en una reseña aparecida en “Reality Now” en diciembre de 1998, se afirmaba que las carillas de porcelana podían durar diez años en buenas condiciones y quizás incluso más, aventuraban.

Hoy podemos hablar con toda seguridad de un 95-97% de éxito de las carillas de porcelana transcurridos incluso 20 años desde su colocación, siempre y cuando la indicación haya sido la correcta y la técnica de ejecución impecable.

Dr. Augusto Morillo

ago_15

A pesar de la diferencia de colorido entre ambas fotos – debida a un fallo técnico –  nos parece interesante presentar este caso: el paciente tenía dos carillas de composite en los incisivos centrales superiores, que eliminamos después de un blanqueamiento dental para realizar cuatro carillas de porcelana y armonizar así el frente anterior ( si solo hiciéramos los dos centrales, se notaría la diferencia).
También se realizó un contorneado en ambas arcadas, en el que destaca el acortamiento de los caninos superiores y la eliminación de los pequeños picos en los dientes inferiores.

 

como-se-hacen-las-carillas

Las carillas de porcelana feldespática (como las que mostramos en este caso) se hacen a medida en el laboratorio sobre la base de una impresión con siliconas de los dientes, previamente aplanados en superficie por el odontólogo. De este molde se obtiene un duplicado de los dientes en material refractario, sobre el cual diseñaremos las carillas dentales aplicando capas de porcelana de diferentes densidades y colores, modelando e introduciendo luego el conjunto en un horno a muy alta temperatura. Una vez enfriadas y solidificadas, se perfilan los detalles anatómicos, se les da la textura adecuada y se vuelven a introducir en el horno para el glaseado final.

Un método alternativo, tecnológicamente sofisticado, es el sistema CAD-CAM (diseño y fabricación por computadora) en el cual, la impresión es leída por un scanner 3D que genera un modelo virtual donde el especialista delimita los márgenes exactos de las carillas dentales. Una vez hecho esto, se envían las instrucciones de diseño a un robot fresador que actúa sobre un bloque de porcelana. Se obtiene así una finísima lámina curva o carilla base, sobre la cual se aplican manualmente otras capas de porcelana según el procedimiento explicado más arriba.

caso-del-mes-carillasCarillas de porcelana

Al igual que en otros casos, también en esta paciente hemos conseguido un cambio significativo de la sonrisa gracias a las carillas de porcelana (diez en éste caso) junto con un blanqueamiento y un leve contorneado de los dientes inferiores.

caso-junio14
Carillas de porcelana en un caso de diversas alteraciones

Esta paciente presentaba unas tinciones por tetraciclina en bandas horizontales que no era posible borrar con un blanqueamiento. Además tenía un incisivo lateral derecho rotado y un diastema o espacio central interincisivo en ambas arcadas. Para dar solución a todo ello, hicimos diez carillas de porcelana arriba y un cierre del diastema inferior con composite después de haber intentado un aclaramiento de los dientes inferiores.

Dr. Augusto Morillo

 


Mas difícil todavía

El caso clínico del mes anterior mostraba la sustitución de diez carillas de porcelana poco estéticas por otras nuevas. En este caso en cambio, se trata de fundas o coronas de metal porcelana ( que fueron colocadas para tratar una anomalia congénita  generalizada del esmalte), y que la paciente quería sustituir por otras coronas, solo de porcelana. En total en ambas arcadas, cambiamos hasta veinticuatro coronas.

Las encías estaban inflamadas por la compresión que sobre ellas ejercían las antiguas fundas por lo que fué necesario desinflamarlas en primer lugar, modificando a continuación los perfiles de emergencia mediante cirugía estética de las encías.
Todas estas actuaciones previas a la sustitución de las antiguas coronas junto con el elevado número de las mismas a reponer, hicieron que inevitablememnte el caso tardara algun tiempo en quedar resuelto.

Por: Dr. Augusto Morillo


Carillas de porcelana, pero antes….

Si se compara la primera foto con la segunda, llama enseguida la atención que los dientes son más largos, como consecuencia de haber hecho un alargamiento, subiendo el nivel de la encía sobre ellos,  para contrarrestar en lo posible el exceso de encía que la paciente mostraba al sonreir ( “sonrisa gingival” ).
Después se procedió a un blanqueamiento en la arcada inferior y finalmente se colocaron ocho carillas de porcelana en la arcada superior.