La magia del contorneado estético dental

La magia del contorneado estético dental

El contorneado estético de la sonrisa es un procedimiento de excelentes resultados del que sin embargo los odontólogos no hacemos uso con la frecuencia que cabría esperar.

En una publicacion conjunta de 1995, Goldstein y Garber recomendaban vivamente el contorneado estético como complemento ideal del blanqueamiento. Estos autores habían observado que muy pocas personas tenían los dientes correctamente perfilados, lo cual hacía que, en principio, hubiera muchos posibles candidatos a un contorneado estético dental.

En el siglo XIX ya se manejaba el concepto y la práctica del contorneado de los dientes, aunque solamente aplicado a eliminar interferencias o anomalías morfológicas muy notorias, tales como unos caninos demasiado puntiagudos o unos incisivos centrales excesivamente largos o desiguales, etc.

Hoy en día además de para estos fines obvios, el contorneado se utiliza con una clara intención plástica dirigida al mejoramiento estético de la sonrisa, alcanzándose notables cambios que suelen ser muy apreciados por los pacientes.

El paciente cree que,  al hacer el contorneado, le va a doler porqué no concibe que sin anestesia, se puedan cortar y pulir dientes. Además, suele preocuparle que los dientes contorneados le queden sensibles para siempre. Pero ninguna de estas dos cosas van a suceder en absoluto.

Un contorneado estético ha de establecer prioridades, lo que quiere decir que nuestra intervención debe centrarse inicialmente en eliminar las imperfecciones mas evidentes, mostrando este primer resultado al paciente antes de seguir adelante. Después, iremos actuando sobre otros posibles defectos acompañantes de menor entidad.

En los casos de sonrisa gingival el contorneado estético se hará de tal forma que acortemos los dientes superiores lo menos posible o de lo contrario, estaremos haciendo que la sonrisa parezca todavía más gingival.

contorneado_oct_2

Estos dos casos muestran claramente los beneficios de un contorneado estético dental. La sonrisa se vuelve más armónica, suavizándose en su conjunto la expresión facial, hecho que es percibido positivamente por los demás de manera subliminal.