Blanqueamiento de larga duración

Blanqueamiento de larga duración

Los dientes están constituidos por un núcleo de dentina recubierto de esmalte.

Blanquear dientes supone blanquearlos en su interior, es decir, la dentina porque ésta -en mucha mayor medida que el esmalte- es la responsable del color de los dientes.

Esquema del blanqueamiento dental

Debido a su bajo peso molecular, los productos blanqueadores atraviesan sin dificultad el esmalte aprovechando los intersticios de su estructura prismática.

El blanqueamiento dental exige personalizar la técnica adaptándola a cada caso individual, variando no sólo los tiempos de aplicación sino también las concentraciones de los geles blanqueadores, catalizadores, etc.

Para obtener el máximo blanqueamiento y que además se mantenga a lo largo de los años, será necesario blanquear la dentina en todo su espesor. Esto se consigue haciendo que los productos blanqueadores la atraviesen repetidas veces, impregnándola hasta sus zonas mas recónditas.

Por esta razón, los expertos en blanqueamiento dental combinamos el blanqueamiento en clínica, con la utilización simultánea de los moldes flexibles nocturnos cargados con los geles blanqueadores durante algunas semanas.

No obstante, las alteraciones del color más suaves pueden resolverse con un tratamiento más corto.

¿Cuánto dura un blanqueamiento dental?

Depende de como se haga el blanqueamiento dental...

El procedimiento académico -que es el que hacemos en la Clínica Rosales- exige de una a tres sesiones de tratamiento en la clínica (dependiendo del grado de tinción de los dientes) de aproximadamente 45 minutos de duración cada una, al tiempo que se aplican los moldes nocturnos con los geles blanqueadores de concentración variable, durante un mínimo de dos semanas.

La razón para realizar el blanqueamiento de esta manera, lenta y personalizada, es porque así se consigue una completa impregnación de la dentina en todo su espesor, lo que hace posible un grado máximo de blanqueamiento de la misma.

Cuando se hace de este modo, un blanqueamiento dura aproximadamente diez años, aunque sin volver al color inicial.

Cualquier "apagamiento ocasional" del blanqueamiento debido al uso de tratamientos como el hierro y otras sustancias, solo afectará al esmalte sin llegar casi nunca a la dentina. Recuperar el blanco inicial en estos casos no es ningún problema: bastará con una limpieza profesional y la aplicación durante dos noches de los geles.